• Fernanda Miranda

Inflamación: Fase de proliferación de 3 a 20 días

Actualizado: 31 de mar de 2020


La segunda fase de recuperación de un tejido se conoce como fase de proliferación. Está generalmente dura hasta 20 días, e implica tanto las células epiteliales como a los tejidos conjuntivos.

Su objetivo es cubrir la herida y proporcionar consistencia a la zona de la lesión. Las células epiteliales forman la cubierta de las membranas mucosas y serosas y de la epidermis de la piel. El tejido conjuntivo contiene fibroblastos, sustancia fundamental y fibras.

La estructura, la consistencia y la elasticidad del tejido conjuntivo varían, dependiendo del tipo de tejido que incluya.

Se producen simultáneamente cuatro procesos en la fase de proliferación para conseguir la coalescencia y el cierre de la zona lesionada: epitelización, producción de colágeno, contracción de la herida y neovascularización.

1. Epitelización

Es el restablecimiento de la epidermis, se inicia precozmente, cuando una herida es superficial, normalmente en las primeras horas de producirse la lesión. Cuando una herida es profunda la epitelización es más tardía, tras la producción de colágeno y de la neovascularización.

La epitelización proporciona una barrera protectora para prevenir la pérdida de agua y electrolitos y así prevenir una infección. Las células epiteliales no lesionadas de los bordes de la zona lesionada, se reproducen y migran sobre la zona lesionada, cubriendo la superficie de la herida y cerrando el defecto.

Fase de proliferación: Epitelización

2. Producción de colágeno

Los fibroblastos fabrican colágeno. El crecimiento de los fibroblastos, conocido como fibroplasia, tiene lugar en el tejido conjuntivo. Células mesenquimales indiferenciadas localizadas alrededor de los vasos sanguíneos y en la grasa, migran a la zona lesionada, en respuesta a influencias quimiotácticas, para producirse es necesario: oxígeno, ácido ascórbico y otros cofactores como el zinc,hierro, manganeso y el cobre.

El colágeno cumple dos objetivos en la curación de las heridas: proporciona consistencia y facilita el desplazamiento de otras células, tales como las células endoteliales y los macrófagos, mientras están participando en la curación de la herida. Este tejido que contiene los capilares, los fibroblastos y los miofibroblastos de nueva formación se conoce como tejido de granulación. Este período es la fase más delicada durante el proceso de curación, debido a que el tejido tiene muy poca consistencia.

Los fibroblastos producen también ácido hialurónico, un glucosaminoglucano (GAG) que aporta agua a la zona, aumenta la cantidad de matriz intracelular y facilita la migración celular.