• Fernanda Miranda

Inflamación: Fase de inflamación de 1 a 6 días

Actualizado: hace 5 horas


La lesión de los tejidos vascularizados provoca una serie de acontecimientos coordinados, complejos y dinámicos a los que se denomina de forma global como inflamación y reparación. Aunque se han observado variaciones entre la respuesta de los diferentes tipos de tejidos, los procesos globales son muy similares. Las secuelas dependen del origen y la zona de la lesión, del estado de homeostasis local y si la lesión es aguda o crónica. El objetivo último de la inflamación es reparar y restaurar la función, eliminando el agente físico o patológico, sustituyendo los tejidos lesionados o destruidos y promoviendo la regeneración de la estructura tisular normal.

La persona requerida para tratar este tipo de lesiones necesita comprender la fisiología de la inflamación y de la cicatrización y cómo se pueden modificar. Se puede mejorar la cicatrización mediante la aplicación adecuada de diversos agentes físicos, ejercicios terapéuticos o técnicas manuales. Un programa de rehabilitación exitoso precisa del conocimiento de la biomecánica, de las fases de la cicatrización de tejidos y de los efectos de inmovilización y las intervenciones terapéuticas sobre los procesos de curación.

FASES DE LA INFLAMACIÓN Y LA CICATRIZACIÓN

El proceso de inflamación y reparación consta de tres fases: inflamación, proliferación y maduración. La fase de inflamación prepara a la herida para la curación; la fase de proliferación reconstruye las estructuras y fortalece la herida; y la fase de maduración modifica el tejido cicatricial hacia su forma madura.

I. FASE DE INFLAMACIÓN (DE 1 A 6 DÍAS)

La inflamación, del latín inflamer, que significa "pretender", comienza cuando la fisiología normal del tejido se ve alterada por una enfermedad o un traumatismo. Esta respuesta protectora inmediata intenta destruir, diluir o aislar las células o los agentes que pueden ser lesivos. Es un prerrequisito normal y necesario para la curación. Si no se produce inflamación no se puede producir la cicatrización.

La inflamación puede ser peligrosa cuando se dirige al tejido erróneo o es excesiva. Por ejemplo, las inflamaciones dirigidas de forma inadecuada en enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, puede provocar una cicatriz excesiva que puede lesionar y destruir articulaciones.

Cornelio Celso caracterizó la fase inflamatoria por cuatro signos cardinales de: calor, enrojecimiento, edema y dolor. Virchow añadió posteriormente un quinto signo: pérdida de función.

En primer lugar, hay un aumento de la llegada de sangre a la zona, denominada hiperemia, con un aumento de la temperatura y enrojecimiento de la zona de inflamación aguda:

  • inicio de la hiperemia al principio de la respuesta inflamatoria está controlado por mediadores químicos y neurogénicos.

  • Edema, resultado de un aumento de la permeabilidad y de la vasodilatación de los vasos sanguíneos locales y de la infiltración de líquido en los espacios intersticiales de la zona lesionada.

  • Dolor, resultado de la presión del edema y de la irritación de las estructuras sensibles al dolor por las sustancias químicas liberadas por las células.

Tanto el dolor como el edema pueden producir pérdida de la función.

RESPUESTA VASCULAR

  • Vasodilatación seguida de vasoconstricción en los capilares, vénulas poscapilares y vasos linfáticos.

  • Vasodilatación mediada por mediadores químicos:

  • histamina, factor Hageman, bradicinina, prostaglandinas, facciones del complemento.

  • Enlentecimiento del flujo sanguíneo

  • Marginación, pavimentación y finalmente migración de leucocitos

  • Acumulación del líquido en el espacio intersticial provocando edema

RESPUESTA HEMOSTÁTICA

  • Retracción y sellado de vasos sanguíneos

  • Las plaquetas forman coágulos y ayudan a construir la malla de fibrina, la cual actúa como una fuente de tensión en la fase inflamatoria.

RESPUESTA CELULAR

  • Llegada de leucocitos a la zona lesionada para limpiarla de bacterias y desechos con fagocitosis;

  • Los monocitos, precursores de los macrófagos, se consideran la célula más importante en la fase de inflamación;

  • Los macrófagos sintetizan una serie de productos esenciales para el proceso de curación.

RESPUESTA INMUNITARIA

  • Mediada por factores tanto celulares como humorales;

  • Activación del sistema del complemento a través de la vía clásica y alternativa que producen componentes que aumenta la permeabilidad vascular, estimulan la fagocitosis y actúan como un estímulo quimiotáctico para los leucocitos.

Bibliografía

  • Pryde,J. (2014). Inflamación y recuperación de tejidos. En Agentes físicos en rehabilitación de la investigación a la práctica (23-44). España: Elsevier.

#Fisiología #fisicabiomedica #inflamación

I

N

S

T

A

G

R

A

M

© Miranda Fisioterapia Blog 2016-2020