• Fernanda Miranda

Articulación acromioclavicular (verdadera)

Actualizado: 12 de ene de 2020


biomecánica: articulación acromioclavicular

Con la Articulación acromioclavicular, finalizamos con las 5 articulaciones que tiene el complejo articular del hombro. Para proseguir con los elementos dinámicos (músculos) y los movimientos que posee todo el complejo en sí.

En una visión posterior (fig. 1) (Aplastada) de la articulación acromioclavicular, evidencia las carillas de esta artrodia (articulación plana), es muy inestable debido a la ausencia de “encajadura”, está muy mal protegida por un aparato ligamentosos débil, y por lo tanto expuesta en exceso a las luxaciones.

Está compuesto por:

  • la espina del omóplato (1), prolongada por el acromio (2) (posee una carilla articular (3) plana y ligeramente convexa), orientación hacia arriba, hacia delante y hacia atrás;

  • la clavícula (porción externa (4)) seccionada por una carilla articular (5) idéntica a la anterior, orientación igual que la anterior.

Esta articulación “inclina” la glenoide del omóplato (10) y está muy expuesta, si hacemos un corte frontal, el ligamento acromioclavicular superior (12) es poco sólido y las superficies, con frecuencia convexas, no son congruentes y un menisco (11) o el cartílago interarticular restablece la congruencia.

La estabilidad, depende de dos ligamentos extra-articulares, partiendo de la apófisis coracoides (6) localizada en el borde superior de la fosa supraespinosa (9) y la cara inferior de la clavícula:

Visión posterior de la articulación acromioclavicular (ligamentos)
  • ligamento conoide (7) parte de la apófisis coracoides para insertarse en la superficie inferior de la clavicula (proximo borde posterior)