• Fernanda Miranda

Fisioterapia en pacientes con artritis reumatoide

Actualizado: 7 de jun de 2020


fisioterapia en pacientes con artritis reumatoide

Las enfermedades reumáticas suelen ser de curso crónico, sistémicas y de naturaleza autoinmune, que involucran principalmente articulaciones sinoviales y otros órganos como la piel y vísceras. Las características más importantes son la artritis y la sinovitis que pueden afectar cualquier articulación sinovial como rodillas, tobillos, codos, hombros, carpos y manos así como algunas de ellas al esqueleto axial. (2)

Pueden acompañarse de síntomas diversos como rigidez matinal, fatiga, dolor, incapacidad funcional, depresión y nódulos articulares, afectan a la persona emocional y funcionalmente, generando un complejo impacto en la salud, al limitar el autocuidado y el desempeño ocupacional, afecta la economía familiar y causa altos costos al sistema de salud. Este trastorno afecta un porcentaje razonable de la población humana con una mayor incidencia en la mujer. (2)

En el campo de la fisioterapia el tratamiento que se brinda a estos pacientes es limitado por el componente autoinmune, inflamatorio y degenerativo de las mismas.

El papel del fisioterapeuta en estas enfermedades suele orientarse a la reducción del dolor, la prevención de la limitación articular y de la atrofia muscular, así como a la rehabilitación de la funcionalidad. (2)

¿Porque NO guardar reposo un paciente con artritis reumatoide?

La tendencia actual, en el manejo de los pacientes con Artritis Reumatoide, es evitar el reposo prolongado por cuanto en tales condiciones se favorece la disminución de la fuerza y del volumen muscular. Un músculo puede perder 30% de su volumen en una semana y más del 5% de su fuerza por día de reposo estricto en cama.

Iñigo Huarte y cols. encuentran que el reposo prolongado afecta negativamente la mecánica ventilatoria, lo que condicionan un patrón restrictivo funcional con disminución significativa de los volúmenes. Estos cambios favorecen a la aparición de atelectasias, neumonía, infección agregada e hipoxia.