Estructuras y clasificación del hueso

15-Oct-2018

 

El hueso es una forma especializada de tejido conectivo que consta de células y matriz extracelular. La matriz está mineralizada con fosfato de calcio (cristales de hidroxiapatita), que le da una textura dura y que sirve como reservorio.

  • Compacto: hueso denso que forma la capa exterior de un hueso.

  • Esponjoso: hueso reticulado que contiene una malla de trabéculas delgadas o espículas de tejido óseo y se localiza en la epífisis y metáfisis de los huesos largos.

 

Un hueso largo típico tiene los siguientes elementos estructurales:

  • Diáfisis: el cuerpo del hueso

  • Epífisis: los dos extremos expandidos del hueso que están cubiertos por cartílago articular

  • Metáfisis: se encuentra entre la diáfisis y epífisis y es una zona crónica adyacente al área donde se producirá el crecimiento activo del hueso.

  • Cavidad medular: la porción central del cuerpo de muchos huesos; contiene células que producen células sanguíneas

  • Periostio: una vaina o cápsula delgada de tejido conectivo fibroso que rodea el cuerpo de un hueso, aunque no se encuentra sobre las superficies articulares, que están cubiertas por cartílago articular.

 

 

La formación de hueso se produce en gran medida por el depósito de matriz (osteoide) que posteriormente se calcifica y por la resorción de hueso. Es, por tanto, un proceso dinámico como en cualquier otro tejido vivo del cuerpo. Tres tipos principales de células participan en este proceso:

  • Osteoblastos: células que forman hueso nuevo depositando osteoide.

  • Osteocitos: células óseas maduras (antes eran osteoblastos) que han sido rodeados por la matriz ósea y son responsables del mantenimiento de la matriz ósea

  • Osteoclastos: células grandes que disuelven enzimáticamente la matriz ósea; se encuentran normalmente en las zonas de remodelación ósea activa.  

 

Una osteona (sistema haversiano) es la unidad cilíndrica de hueso y consta de un conducto central (conducto de Havers), que contiene el paquete vasculonervioso que abastece a la osteona.

Este conducto está rodeado por laminillas concéntricas de matriz ósea y pequeños conductillos orientados radialmente que contienen las prolongaciones de los osteocitos, que son las células óseas. El hueso compacto está organizado en estos sistemas de Havers, pero el hueso esponjoso es trabecular y su disposición no es tan concéntrica o uniformemente organizada.

El raquitismo es un proceso patológico en el que la deficiencia de calcio durante el crecimiento no está mineralizada con calcio. Puede ocurrir por una carencia de calcio en la dieta y/o deficiencia de vitamina D, ya que la vitamina D es necesaria para la absorción normal del calcio por el intestino delgado.

BIBLIOGRAFÍA

Netter. (2015). Netter cuaderno para colorear. España: ELSEVIER.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

¡Hola! Soy Fernanda Miranda. Estudiante de Fisioterapia

 

Actualmente curso el 7mo Semestre

en la Universidad  La Salle Noroeste

en Sonora, México

No encuentras los libros necesarios para estudiar?

Completa el siguiente formulario y recibe un paquete de libros básicos para estudiar

Danos tu opinión

Es muy importante para nosotros

ENTRADAS 

Destacadas

Please reload

ENTRADAS 

Recientes

Please reload

Entradas Recientes

Please reload